Mapa de 1592 en el que se señalan las zonas de caza de la ballena

 

 

Artículos de Historia, Lingüística y Antropología Vascas (índice)

 

 

La lengua vasco-algonquina de Canadá.

 

 

La lengua vasco-algonquina es un pidgin que surgió para la intercomunicación entre los integrantes de la tribu micmac, innús y otros amerindios con los balleneros, pescadores de bacalao y comerciantes vascos en Terranova, Québec, península del Labrador, Nueva Escocia y Nueva Brunswick. La mayoría de su léxico está conformado por las lenguas micmac, innú y euskara, aunque también poseía palabras del gascón, dado que era la lingua franca (lengua de intercomunicación) del sudoeste de Francia en aquella época.

Si bien los vascos se encontraban en estas aguas cazando ballenas y pescando bacalao a finales del siglo XIV, no es hasta aproximadamente el año 1530 que se empezó a hablar este pidgin. Los vascos establecieron un mínimo de nueve asentamientos de pesca en Labrador y Terranova, el más grande podía albergar 900 personas y se encontraba en lo que los vascos llamaban Balea Badia ("Bahía de la Ballena"), conocido actualmente como Red Bay (península del Labrador). Los franceses e ingleses enviarían expediciones al norte de América, siguiendo estas rutas de los balleneros vascos, para explorar rutas más cortas a las Indias que las de los españoles, así como para cartografiar caladeros de pesca. Los franceses se establecieron en el golfo de San Lorenzo y comenzaron la conquista de norte América.

La edad de oro del vasco-algonquino se daría entre 1580 y 1635. En 1612 Marc Lescarbot en su "Histoire de la Nouvelle France" (Historia de Nueva Francia) indica que los población local hablaba un idioma para comunicarse con los europeos que poseía palabras vascas. En 1710 existe todavía constancia de la utilización del vasco-algonquino.

Sobre este pidgin, Esteban de Garibai, cronista del rey de España Felipe II, en 1571 publicó un libro en Amberes en el que demostraba que el euskara no era una lengua difícil de aprender. Garibai cita el caso de los indios del Canadá que la habían aprendido:

"...puesto que los marineros de la provincia de Gipuzcoa y del señorío de Bizcaya y el País de los vascos van cada año a la tierra recientemente descubierta [ Terranova ] para pescar y cazar, los salvajes de aquella región aprendieron su lenguage cántabro [ euskara ] a pesar de la breve comunicación, de tan poca duración, que mantienen con la gente de aquí una sola vez al año, durante un período de menos de tres meses. Y si esa gente privada de razón y organización es capaz de aprenderlo, cuanto más fácilmente podría la gente de vida respetable de nuestro viejo mundo."

Lope Martínez de Isasti en 1625 escribió:

"...en region tan remota como Terranova han aprendido los salvages montañeses con la comunicación que tienen con los marineros bascongados, que van cada año por el pescado bacalao, que entre otras cosas preguntándoles en bascuence: nola zaude, como estás: responden graciosamente: Apaizac obeto, los clérigos mejor: sin saber ellos, qué cosa es clérigo, sino por haberlo oido. Hablan y tratan con los nuestros, y ayudan á beneficiar el pescado en la ribera á trueque de algun pan bizcocho y sidra que allá no tienen ellos. "

Los marineros vascos llevaron también a esas tierras el cristianismo. Esto es lo indicado por una persona de la tribu micmac a un misionero europeo en su lengua:

"Noukhimami Jesus, ïagoua Khistinohimaonitou Khik hitouina caié Khiteritamouïn. Ca cataouachichien Maria ouccaonia Jesu, cacataouachichien Joseph aïamihitouinan." [ Mi Señor Jesús, ¡enséñame tus palabras y tu voluntad! ¡Oh, buena María, Madre de Dios! ¡Oh, buen José! ¡Orad por mí! ]

En 1616 un misionero jesuita indicó que los amerindios de Port-Royal (Nueva Escocia) utilizaban la palabra "adesquidex" (del vasco adiskide [ amigo ] ) para saludar a los franceses. En 1603, otro misionero francés establecido en Tadoussac (Québec) aseguró que los amerindios a los que denominaban "Montagnais" hacían uso de la palabra "ania" (del vasco anaia [ hermano ] ) para saludar tan solo a los franceses, mientras que entre ellos utilizaban la palabra "nichtais".

Fruto de este pidgin los micmac integraron en su idioma palabras vascas. De la palabra vasca atorra (camisa) derivó la palabra vasco-algonquina "atouray" y de ésta la actual palabra micmac "atlei"; rey se dice en micmac "elegewit" (del vasco-algonquino "elege" y, a su vez, del vasco errege) o, por ejemplo, Francia se dice "Plansia" (del vasco coloquial "Prantzia").

Actualmente es abundante la toponimia de origen eusquérico en esta zona en la que se habló el vasco-algonquino, además de toponimia francesa que hace alusión a los vascos. El antiguo nombre de Montreal, Hochelaga, utilizado por el pueblo hurón, es considerada por algunos etimologistas como un topónimo de origen vasco.

Ejemplos del pidgin vasco-algonquino:

 

Vasco-Algonquino
Euskara
Español
Ania, kir capitana? Anaia, kapitaina al zara? Hermano, ¿eres capitán?
Nola zaude? Apezak obeto Nola zaude? Apaizak hobeto ¿Cómo estás? Los curas mejor
Gara gara ender-quir gara gara Gerra izango dugu Tendremos guerra
Endia chave Normandía Frantsesek asko dakite Los franceses saben mucho
Adesquidex/s Adiskide Amigo
Endia Handia Grande
Ania Anaia Hermano
Kessona Gizona Hombre
Canadaquoa Kanadakoa De Canadá
Escorken Mozkor Borracho
Chabaya Xabaia, Basatia Salvaje
Baccalaos Bakailao Bacalao
Elege Errege Rey
Orignak Oreinak Ciervos
Makia Makila Palo
Maria Balea Ballena
Caracona Gariona, ogia Buen Trigo, Pan

 

 

 

 

¡Comparte este artículo!

 

 

 

 

 

Artículos de Historia, Lingüística y Antropología Vascas (índice)