El poeta vasco-romano Prudencio

 

El poeta vasco-romano Prudencio.

 

 

 

Artículos de Historia, Lingüística y Antropología Vascas (índice)

 

 

El poeta vasco-romano Prudencio.

 

 

Aurelius Prudentius Clemens nació en la ciudad vascona de Kalagorri (Calahorra, La Rioja) en el 348 d.C., está considerado como uno de los más importantes poetas del cristianismo inicial e inspirador de la literatura no solo romana sino también medieval.

Prudencio nació dentro de una de las familias más pudientes de Calahorra, lo que le permitió recibir una amplia educación y poder llegar a ser profesor de retórica y, como conocedor de las leyes romanas, a ser jurisconsulto, así como desarrollar una brillante carrera política como funcionario imperial y lograr ser gobernador de dos provincias romanas. Sus cargos le permitieron viajar mucho a lo largo del Imperio Romano. En la capital del imperio, Roma, durante el gobierno del emperador Teodosio, llegó a ser prefecto; y posteriormente, en Milán, desempeñó un alto cargo como "proximus" en la corte cesárea.

Hacia el año 395 abandonó su carrera pública y volvió a Vasconia, a la ciudad en la que nació, Calahorra, para cultivar la poesía, que consideraba el modo más acertado de alcanzar la gracia divina, comenzando a publicar sus primeras obras.

La primera de ellas, el Peristéphanon, es una colección de himnos a mártires que pasaron, algunos de ellos, incluso, a la liturgia cristiana.

Se convirtió en el poeta vasco-romano más importante del cristianismo occidental. Su objetivo primordial era el de explicar el dogma cristiano mediante la exaltación de los mártires y los apóstoles en detrimento de los ídolos paganos.

Desarrolló más de veinte mil versos. Sus fuentes de inspiración son muy variadas: la Biblia, interpretada alegóricamente, compilaciones como las Actas de los mártires y los más diversos autores como San Ireneo, Tertuliano, Minucio Félix, Lactancio, San Cipriano de Cartago y, muy especialmente, San Ambrosio de Milán, sobre un fondo clásico de reminiscencias sobre todo de Virgilio y Horacio. Siguiendo el ejemplo de este último, además, utilizó muy diversos metros y estrofas. Sus obras tienen un título en lengua griega; mientras que su contenido está escrito en lengua latina.

Gracias al primer himno de su obra Peristéphanon, en la que se dirige a los vascones de Calahorra, sabemos que esta ciudad había abandonado ya el paganismo ("gentilitas") y se había cristianizado en la época en la que lo escribió:

 

 

Iamne credis bruta quondam Vasconum gentilitas
quam sacrum crudelis error inmolavit sanguinem?
Credi in Deum relatos hostiarum spiritus?

"¿Crees ya, antaño ruda gentilidad de los Vascones,
cuán sagrada era la sangre que inmoló el error cruel?
¿Crees que los espíritus de las víctimas han sido
llevados a Dios?"

 

 

La alta calidad de estos poemas colocan a Prudencio en la primera línea de los poetas de la primitiva cristiandad. Bentley le ha llamado "el Horacio y el Virgilio de los cristianos". Estos poemas evocan el estilo de Lucano y Séneca con contactos con Ovidio, Juvenal, Cátulo y Lucrecio.

Su himno "Da, puer, plectro" y el himno de la Epifanía O sola magnarum urbium ("Oh ciudad grande entre las grandes"), ambos de su obra Cathemérinon, todavía se usan hoy en día. Se lo conoce como "el cantor de los mártires" cristianos, pero su obra más influyente es, sin embargo, la Psychomachia, inspiración y fuente de la literatura alegórica medieval.

Se desconoce el año exacto de su fallecimiento pero pudo ser hacia el 405 ó 410.

 

 

 

¡Comparte este artículo!

 

 

 

 

 

Artículos de Historia, Lingüística y Antropología Vascas (índice)